TEMAS
- Domingo de la Divina Misericordia

"La humanidad no conseguirá la paz hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia" (Diario, 300)
La Fiesta de la Divina Misericordia tiene como fin principal hacer llegar a los corazones de cada persona el siguiente mensaje: Dios es Misericordioso y nos ama a todos ... "y cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia" (Diario, 723). En este mensaje, que Nuestro Señor nos ha hecho llegar por medio de Santa Faustina, se nos pide que tengamos plena confianza en la Misericordia de Dios, y que seamos siempre misericordiosos con el prójimo a través de nuestras palabras, acciones y oraciones... "porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil" (Diario, 742).
El primer domingo después de Pascua de Resurrección, la Iglesia Católica celebra universalmente la fiesta de la Divina Misericordia.
La persona que ese domingo se confiese, comulgue en la Santa Misa, haga un acto expreso de rechazo al pecado mortal y venial, y rece por las intenciones y necesidades del Santo Padre podrá lucrarse con los beneficios de la indulgencia plenaria obteniendo, para su propia alma, la remisión completa de sus culpas y penas.

Esta fiesta fue instituida oficialmente, para la Iglesia Universal, por el Papa San Juan Pablo II el 30 de abril del año 2000.

 

Suscripción al boletín informativo

Si desea recibir información sobre las últimas novedades de la programación de Nazaret TV, envíe los siguientes datos:

Hemos recibido su petición de suscripción correctamente. En breve recibirá un correo electrónico para confirmarla.

Error

Suscripción al boletín informativo

Gracias, su suscripción ha sido confirmada. Pronto empezará a recibir nuestros boletines.